FÁBRICA DE ARMAS DE LA VEGA

LA JOYA DE OVIEDO

y de todos los ovetenses

La fábrica de armas de La Vega, también conocida como Fábrica de armas de Oviedo, es un antiguo complejo fabril, ya clausurado, situado en la ciudad de Oviedo (España). Está situado a la entrada de las capital asturiana y tiene una extensión de 122.000 m².

Un poco de historia…

El antiguo convento fue fundado en 1153 por doña Gontrodo sobre unos terrenos propiedad de Alfonso VII. Del primitivo convento no quedan restos materiales. Posteriormente las dependencias fueron ampliadas y se construyó una nueva capilla, que sí permanece en pie, así como el claustro barroco, integrado en una de las naves almacén. En 1856 el Estado expulsó a la orden religiosa de Santa María de La Vega alegando la construcción de un nuevo hospital para cólera aunque desde el primer momento se pensó en realizar una fábrica de armas. En este momento se construyeron en la cornisa cantábrica varias fábricas de armas, algunas de ellas trasladadas desde País Vasco por temor a una nueva invasión francesa. Esta fábrica en concreto fue un traslado de actividades desde la Fábrica de Trubia, dirigida por Elorza. En 1960 la fábrica se incorporó a la Empresa Nacional Santa Bárbara de Industrias Militares y más tarde a la multinacional General Dynamics.

El complejo industrial desarrolló a lo largo de los año varios grupos de viviendas en los alrededores. Los chalés de Avenida de la Tenderina con amplios jardines se construyeron en 1926 destinadas a altos mandos de la fábrica (son propiedad del Ministerio de Defensa y hoy se encuentran abandonados).​ Junto a éstas se construyeron años después nuevos grupos de viviendas como la Colonia de San Féliz y el Grupo Santa Bárbara.

En 2012 la fábrica cesó su actividad y desde entonces suele abrirse una vez al año para realizar visitas y actividades, especialmente con motivo de las celebraciones anuales de La Noche Blanca. Por el momento ni Estado (propietario de los terrenos) ni ayuntamiento han decidido con qué uso dotar al espacio.

En octubre de 2019 el espacio se vuelve a abrir con motivo de los Premios Princesa de Asturias, bajo el proyecto La FPábrica, como centro neurálgico de varias actividades culturales con motivo de los premios, aprovechando buena parte del complejo para charlas y exposiciones, repitiendo en 2020.

Fuente: Wikipedia

En julio de 2022 se ha firmado un acuerdo entre varias administraciones públicas por lo que La Vega se transformará «en un polo tecnológico, zona residencial, recintos culturales y un gran parque».

Gran parte de los ovetenses, por no decir una gran mayoría, se posiciona en contra de ese proyecto, ya que debería respetarse la historia de esta joya y adaptarla para usos culturales y para el beneficio de toda la ciudadanía, sin que entren intereses especulativos ni de ningún tipo que perjudiquen al uso de la misma.

¡Nos vemos pronto!